¡Recetas fresquitas para hacer con tus hijos este verano!

¡¡Empieza el verano!! Y aprovechamos este post para mostraros sencillas recetas y recursos que además de ser sanos, son muy fáciles y divertidos de preparar en familia. Podréis aprovechar para pasar tiempo con vuestros hijos y disfrutar de un momento de diversión creando estas recetas de verano.

Os presentamos diferentes recetas para disfrutar a lo largo del día, desde el desayuno hasta la cena. Recetas coloridas, sanas y sobre todo divertidas de preparar. ¡Los niños disfrutarán siendo cocineros por un día!

1. ¡Desayunos llenos de color!

Llena de mesa de color, coloca recipientes llenos de ingredientes, frutas de temporada, coloridas y fresquitas, fresas, naranjas, arándanos, piña, melocotón…. Todo lo que se te ocurra. Que también haya recipientes con cereales, chocolate, frutos secos…

Ahora, que cada uno coja su cuenco con yogurt griego, éste será su paleta en blanco y los niños disfrutarán añadiendo ingredientes, colores y diferentes combinaciones que además de sanas…¡¡estarán riquísimas!!

2. ¡Media mañana con fruta!

Después de pasarse toda la mañana jugando a uno le entra hambre… ¡es un buen momento para tomar algo de fruta!

Con sencillos trucos conseguirás que tus niños se diviertan comiendo fruta. Una de las primeras opciones son los pinchos de fruta, corta rodajas de diferentes frutas o deja que ellos la corten con formas utilizando moldes… Luego, dales un pincho de madera y que se diviertan clavando la fruta, creando combinaciones y formas a su gusto.

Otra opción es la de crearse un collar… ¡con fruta! Proporcionales a tus niños una aguja gorda (pero no afilada) con un cordón elástico, y diferentes piezas de fruta. Crearán divertidos accesorios que podrán colgarse del cuello e ir comiéndose poco a poco.

3. Aperitivo riquísimo

Sencillas recetas para hacer de aperitivo, para abrir el apetito antes de comer.

Riquísimas chips de zanahoria. Corta las zanahorias en finas láminas, luego deja que tus hijos se involucren ayudando con el aliño. Añadir aceite, sal, comino y canela. Que los niños coloque las láminas de zanahoria sobre la bandeja del horno (siempre encima de un papel de horno) y que el horno haga el resto 😉

También puedes preparar una rica salsa de queso azul. Mezcla una cuña de queso azul con un yogurt griego hasta que obtengas una salsa espesa pero sin trozos. Corta diferentes verduras o pon palitos de pan para que los niños puedan mojar en la salsa.

4. ¡Primer plato fresquito!

Para un primer plato os recomendamos la ensalada de pasta, fresquita, riquísima y ¡muy fácil de preparar!

Una vez cocida la pasta los niños pueden ayudar preparando los ingredientes, cortando tomates cherry, añadiendo la mozzarella o las hojas de albahaca… Solo falta añadirle el aliño y… ¡listo!

5. Segundo plato: Panini

Super fácil de preparar, corta una barra de pan pequeña y coloca las dos mitades sobre una bandeja. Ahora deja que tus hijos extiendan el tomate, añadan el queso y le pongan los ingredientes que más les gusten! Una vez terminado mételo en el horno hasta que se dore.

Una vez listo córtalo en pequeños trozos para que todos puedan probar las creaciones de los diferentes peques!

6. Este postre es…¡una pizza!

Llega el postre y nuestra propuesta más loca, ¡una pizza de postre! Pero una pizza de fruta, corta una rodaja de sandía por la parte más ancha, colócala sobre un plato y añádele una capa de yogur, y luego frutas a tu gusto. Córtala en ocho trozos y ya tienes  tu pizza de sandía!

Otra opción es hacer una tarta de fruta. Haz una base de galleta con forma circular. Una vez hecha la galleta añádele una capa de queso fresco y luego la fruta. Puedes hacer la composición que quieras, nosotros os dejamos un ejemplo a continuación donde parece una sandía… pero son fresas, kiwi y ¡pepitas de chocolate!

7. Para merendar: Helado

A continuación os dejamos diferentes propuestas para hacer unos helados ricos riquísimos con frutas. En primer lugar, corta finas rodajas de fruta, finas para que te quepan en el molde del polo. Añádeles zumo de piña o de manzana, cuanto más claro y transparente sea el zumo mejor, así se verán con más claridad los trozos de fruta. Mételo en el congelador y espera a que esté  listo.

También puedes batir la fruta con yogurt y una vez tengas el batido, lo metes en un molde, al congelador y ¡voila!

Si no tienes un molde de helados puedes hacerlos tú  mismo. Haz un cono con papel de horno, dobla la punta o ponle una grapa para que no se salga el batido por abajo. Añádele un palo de madera, o una cuchara ¡y ya lo tienes!

Por último, otra opción es coger un trozo de fruta (un poco grande), clavarle el palo y deja que los niños lo decoren, que lo mojen en chocolate fundido y les añadan trocitos de fruta, pepitas de chocolate blanco o chispitas de colores… Mételas en el congelador hasta que el chocolate se endurezca y a disfrutar!

8. Cena cenita… ¡una pita!

Una solución muy sencilla para cenar es el pan de pita. ¡Un pan muy rico en el que puedes introducir los ingredientes que quieras!

Pita with tomatos, cheese and salad mix

¡Prepara la Mesa con MrBroc!

Próximamente lanzaremos un nuevo producto personalizable con dibujos, los manteles individuales. ¿Os imagináis desayunando en familia sobre las obras de arte de los más peques de la casa? Son una solución perfecta para este verano, pondrán color a tu mesa, son muy fáciles de limpiar y resistentes. Y además pueden ser únicos y ¡personalizados para cada miembro de la familia!

Apúntate a nuestra newsletter en la web para estar al tanto de todas las novedades 😉

 

Comparte El arte escondido de los niños
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *